Hablando de adaptaciones: Blair Witch y Ash of Gods

4 marzo, 2020Francisco Miguel Espinosa

El mundo del videojuego no es impermeable a ninguno de los fenómenos artísticos que rondan nuestras vidas, como hemos comprobado en el reciente Dreams de Media Molecule y la cantidad de referencias artísticas que demuestran las creaciones de su comunidad. No hace mucho hablaba en esta misma casa de Deadly Premonition y sus fuertes influencias por parte de Twin Peaks, y hoy vengo a hablaros de dos juegos “pequeños” que han pasado por debajo del radar en un primer tercio de año que se ha visto dominado por Dragon Ball y el citado exclusivo de Playstation.

Lo que Blair Witch y Ash of Gods: Redemption tienen en común es que ambas se estrenan ahora en consolas tras su paso por PC y que ambas adaptan obras de otro medio, con todas las ventajas y dificultades añadidas que esto conlleva. Dos obras muy diferentes: rol táctico en 2D por un lado, y mezcla de horror y walking simulator con una alta dosis de realismo en 3D por añadidura. por otra

De los dos, Blair Witch es el que no necesita presentación. Y si la necesita, es que habéis nacido ya en los 2000 y todo esto os pilla un poco fuera de juego. Corría el año 1999 cuando veían la luz una serie de anuncios que se viralizaron rápidamente: la historia de unos excursionistas desaparecidos y sus cintas de vídeo que se encontraron y ahora (entonces) ven la luz. Era The Blair Witch Project, una película de bajo presupuesto que supo encontrar su filón en el marketing. Una película de terror dirigida por Daniel Myrick y Eduardo Sánchez que nos transportaba a los bosques de Burkittsville, donde un grupo de jóvenes rueda un documental sobre la bruja de Blair. Grabada con poca calidad, nula post-producción y apenas unos pocos ahorros, la cinta se convirtió en todo un suceso generacional gracias a su combinación de narrativa y suspense, su impagable campaña de marketing viral (de las primeras que disfrutamos) y su mezcla entre film de adolescentes (tan de moda entonces) y folclore americano. El resultado, una de las cintas más rentables de la historia. Y aunque ya tuvo una bochornosa adaptación al videojuego (varias, de hecho), que poco o nada tenían que ver con la historia original, es ahora cuando nos llega esta mezcla entre secuela y reboot de mano de Bloober Team, creadores de joyas del terror como Layers of Fear y Observer.

Precisamente la historia de las cintas perdidas, los bosques tenebrosos y el walking simulator de terror es lo que mejor saben hacer los de Bloober Team, y el resultado es una mezcla de todo lo que ya vimos en Layers of Fear: una historia que actúa como secuela de la cinta original, aportando su particular manera de ver el gameplay usando las bazas que estaba daba: exploración, recolección de cintas de vídeo, un niño desaparecido en los bosques, un teléfono que nunca tiene cobertura y la figura de la bruja de Blair siempre acechando entre los árboles… La verdad es que la propuesta ha dejado a la crítica un tanto fría, pero es un juego que se disfruta a pequeña escala. Bloober Team sabe hacer muy bien lo que les ha hecho grandes, que es generar tensión. Blair Witch vuelve a jugar con el jugador, a retorcer lo que vemos, intenta volvernos locos, que regresemos sobre nuestros pasos para comprobar cómo el escenario ha cambiado, que la realidad se altere con las cintas que encontramos, y nos hace sentir, de nuevo, solos en el bosque. Una sensación que entronca bastante bien con lo que la película original conseguía, aunque se afana en dar algunas vueltas de tuerca que pueden resultar acertadas por momentos y desafortunadas en algunos tramos. Blair Witch propone como piedra angular la exploración, para ello contamos con un fiel compañero, nuestro perro (personalizable), pero también con los canales de comunicación (walky-talky y teléfono). Deberemos recorrer los bosques de Black Hills y guiarnos en la oscuridad, buscar pistas sobre el muchacho desaparecido, lidiar con la psicología (y los secretos) de Ellis, el personaje protagonista. Y aunque el escenario está muy bien recreado, la sensación de terror se consigue, la exploración resulta satisfactoria y la narrativa es interesante, Blair Witch tiene el problema añadido de tratarse de una adaptación.

Sería injusto colocar sobre el juego la losa de la película, y esto Bloober Team lo sabe. Blair Witch aporta cosas diferentes que la cinta, aunque no deja de mirar a esta: a los fans de la mitología de Blair nos encantarán las referencias que encontraremos, aunque en su afán por abandonar el nicho y llegar a un público más amplio se comete el error de desligarse de la exploración y la tensión para buscar más cosas. Una de ellas es el “combate”, una serie de encuentros que resolveremos con la linterna y de los que nuestro perro nos advertirá. Estos encuentros con criaturas oscuras (que se alejan mucho de la película) rompen el ritmo y rompen la tensión, sintiéndose como un añadido de última hora para contentar al no fan del film.

Al tratarse de una adaptación, Blair Witch juega con el lenguaje cinematográfico y usa la recolección de cintas como excusa para resolver puzzles, pero aunque se valora el mantenerse fiel a esa piedra angular, esto también es algo que puede quedar fuera de lugar en mitad de un bosque con un niño perdido… ¿Cuál es el resultado de estos altibajos? Pues un videojuego que resulta interesante y que capta bien la esencia de la película original (una adaptación que aporta menos a nivel narrativo que los juegos antiguos, pero que resulta más rico a nivel jugable y más cercano al espíritu de Blair), pero que se ve lastrado por ser una adaptación de una cinta tan clave en el género de terror. Como videojuego, interesante. Como adaptación, alejada y cercana al original al mismo tiempo.

Ash of Gods: Redemption es la adaptación de una serie de novelas de fantasía épica del autor ruso Sergey Malitsky, novelas que no se han editado en castellano y que componen una trilogía. Sin embargo, y aunque no hablaré de su faceta de adaptación ya que no he leído las novelas, es un juego que se mira mucho (muchísimo) en una gran saga de videojuegos: The Banner Saga. La jugabilidad viene a ser casi la misma, la verdad, un juego de rol táctico con bellos diseños en 2D (que también recuerdan demasiado al trabajo en The Banner Saga) y que combinan la narrativa pura y dura con enormes parlamentos y secuencias, con el combate táctico. Una obra que destaca por sus valores de producción, pues siendo un juego pequeño goza de un diseño de arte magnífico, una banda sonora vistosa y un diseño de personajes muy acertado, aunque a nivel jugable resulte más bien tosco. El ritmo al que se mueve esta obra de AurumDust, escrita por el mismo escritor que la saga de novelas y que surgió de un Kickstarter, es irregular. Avanza a trompicones en algunos momentos y a velocidad de vértigo en otros, se mira en las novelas visuales pero deja claro en un profundo sistema de combate que su acción es donde reside también su voluntad. Se desenvuelve bastante bien en el aspecto táctico, aporta mecánicas interesantes, y en general brilla donde otros juegos palidecen, aportando añadidos como las cartas a una fórmula ya conocida, aunque bebe demasiado de sus fuentes y eso le resta credibilidad. ¿Es Ash of Gods: Redemption una adaptación de las novelas que le dan título o un intento de spin-off de The Banner Saga? Aunque su arte es espectacular, no puedo evitar que me recuerde a la obra de Stoic Studio; aunque su estilo narrativo sea lento, no puedo evitar que sus personajes me parezcan apetecibles y creíbles. Va jugando entre altibajos (como antes decíamos de Blair Witch) y el resultado es más irregular de lo que me gustaría. A fin de cuentas, el panorama no está repleto de buenos juegos de rol táctico, y sin duda Ash of Gods: Redemption es uno de los mejores, pero carece de originalidad. ¿Cuánto de esto es culpa de tratarse de una adaptación? No me atrevo a asegurar nada sin haber leído los libros, pero no parece casualidad.

Para cerrar esta opinión sobre dos lanzamientos del primer tercio del año que no han gozado de una repercusión acorde a sus posibilidades, diré que adaptar una obra literaria o cinematográfica al videojuego me parece muy complicado. Claro que es fácil echar un vistazo a grandes títulos que lo han logrado, como la saga Metro o The Witcher y argumentar que teniendo buena materia prima es difícil hacerlo mal, pero por otro lado también están Enter the Matrix, Aliens: Colonial Marines, Star Wars Battlefront… Adaptar de un medio a otro es complicado, y así se explican las pésimas películas basadas en juegos que nos hemos tenido que tragar. Blair Witch me parece, a título personal, una adaptación bastante digna e interesante que actúa como secuela y reboot al mismo tiempo (como hiciera el gran Alien: Isolation) y que se disfruta siendo fan de la película y sin serlo. Por su parte, Ash of Gods: Redemption me parece un título lleno de potencial y con un buen sistema de combate al que le han jugado la mala pasada de buscar demasiadas referencias y no dejar espacio a la originalidad. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior Siguiente artículo