Marvel’s Spider-Man: Miles Morales y el salto next gen

19 noviembre, 2020Francisco Miguel Espinosa

Ha llegado la nueva generación de consolas, un momento que los jugadores adoramos por la cantidad de novedades, posibilidades, juegos que vendrán, nuevas IPs y demás jerigonzas que son, en definitiva, la sal de la vida gamer. Microsoft se adelantó con Xbox Series X y Series S, aunque lo que yo he podido probar desde hace unas semanas es la nueva generación de Sony: Playstation 5. Una consola que revoluciona su diseño exterior (y se aleja de las sobrias cajas negras) y el interior (con tiempos de carga que casi ni existen y un mando, el Dual Sense, capaz de maravillas que llevábamos una década soñando). Y para estrenar la consola, vuelve el trepa muros favorito, creado por Stan Lee y Steve Dikto nada menos que en 1962, y encumbrado en Playstation 4 por Insomniac.

Un título que ya ponía toda la carne en el asador con unas mecánicas revolucionarias, un sistema de exploración mediante balanceo y piruetas que realmente emulaba la sensación de ser el hombre araña, Marvel’s Spider-Man dio la campanada como uno de los mejores exclusivos de Sony (también una de sus producciones más rentables), por lo que no es de extrañar que la primera baza de la next gen por parte de la compañía sea retomar esta araña de los huevos de oro. Marvel’s Spider-Man: Miles Morales retoma la historia donde se quedó con un spin-off que nos da el control del nuevo Spider-man, un joven Miles Morales que obtiene los poderes de otra araña modificada genéticamente y está llamado a ser el relevo de Peter Parker (al menos, en los cómics, de momento en el videojuego es el sustituto de este durante las vacaciones). Un spin-off que se vende por separado al estilo de Uncharted The Lost Legacy, The Last of Us: Left Behind o Infamous: First Light. Una fórmula que Sony ya viene empleando desde hace un tiempo y que funciona como una suerte de título 1.5 de sus juegos: no llega a ser una secuela pero tampoco podemos hablar de un DLC, pues Marvel’s Spider-Man: Miles Morales tiene la ambición, duración y entidad de un videojuego en sí mismo y por derecho propio.

Lo primero que sorprende en esta nueva aventura basada en el icono de Marvel es lo poco que necesita a su predecesor. Cierto es que se lo debe todo: se desarrolla en el mismo timeline, mismo escenario y continúa donde el otro lo dejó, pero ciertamente puede jugarse sin necesidad de haber completado el anterior. La historia nos cuenta cómo Miles trata de hacerse un hueco como superhéroe en la ciudad de Nueva York, aunque gran parte de la trama se centra en el barrio de Harlem; un genio tecnológico que trata de establecer su déspota control sobre los inocentes ciudadanos, traiciones, aliados y viejos conocidos que se dan la mano mientras nos enfrentamos a la más vieja premisa de Spider-Man: que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Como punto de arranque para una nueva generación de consolas, Marvel’s Spider-Man: Miles Morales puede parecer algo “flojo” por tratarse de un contenido derivado de otro título, pero lo cierto es que es una buena manera de aproximarse a lo que la consola ofrece (aunque la MEJOR manera es, sin lugar a dudas, Astro’s Playroom, una delicatesen gratuita que todo el que posea una Playstation 5 debería jugar). Primero, por su capacidad gráfica. Un juego que no solo luce espectacular, sino que funciona de forma también espectacular. Los tiempos de carga son cosa del pasado (hablamos de que iniciar el juego al punto de pulsar en el icono del menú hasta el momento de lanzar la primera telaraña ocupa entre 4 y 6 segundos), la fluidez del juego me ha dejado boquiabierto, como si me encontrara realmente ante una película del hombre araña. Esto es gracias a dos modos gráficos de los que vamos a oír hablar mucho: rendimiento y fidelidad. El primero es un modo a 60fps que sacrifica algunas opciones gráficas (como el 4k dinámico o el trazado de rayos) para hacer que el juego se mueva a la espectacular tasa de 60 cuadros estables. Y creedme, jugar de esta manera, saltando entre edificios, balanceándonos con la telaraña, combatiendo contra una docena de enemigos al mismo tiempo… Hay que verlo para creerlo.

En el modo fidelidad nos movemos a unos 30 fps pero obtenemos ventajas gráficas, como los citados 4k o el ray traicing. Si bien estos atractivos dan un empaque al juego mayor y en un buen monitor luce increíble, me quedo con el modo rendimiento.

El sonido 3D hace que jugar con unos buenos cascos sea una gozada, obteniendo una sensación de inmersión apabullante. Estas novedades de la consola se suman al buen funcionamiento del mando, sin duda lo mejor de la Playstation 5, que aunque no aprovecha en este título sus funcionalidades de forma tan efectiva como en el citado Astro’s Playroom, sí que añade pluses tan interesantes como los gatillos adaptativos, la vibración HD o el sonido integrado.

En lo que a tecnología se refiere, Marvel’s Spider-Man: Miles Morales es un buen reflejo de lo que podemos esperarnos de la next gen de Sony (y, sinceramente, espero que todos los exclusivos tengan, al menos, esta calidad), pero ¿cómo es el juego en sí? No puedo hablar sobre jugarlo en una Playstation 4, porque no lo he probado en esta consola, pero sí que puedo aseverar que este spin-off me ha gustado mucho más que el original. Y que conste que me encantó el Marvel’s Spider-Man original. Lo que pasa es que la aventura de Miles Morales condensa su narración y misiones secundarias en una aventura manejable de cerca de 15 horas (si vamos a completar todo) y lo hace con una espectacularidad sobresaliente, muy consciente de lo que le gusta al fan de este personaje los fuegos artificiales, pero también con una historia personal, mucho mejor trabajada que la “parte humana” de su predecesor. Partiendo de la base de que me ha gustado mucho más Miles Morales como personaje protagonista (es un héroe en construcción, toda la aventura tiene mucho de aprendizaje, de sorpresa, de primeras experiencias), la forma en que nos relacionamos con el barrio, con su gente, la crudeza de algunas decisiones que debemos tomar por el bien común… Su guion es mucho más redondo que el de su hermano mayor por el simple hecho de que no se esfuerza en encajar cuantos más villanos icónicos mejor, más personajes, localizaciones que recuerden a las películas, a los cómics, la edad dorada, la entrada del milenio, todo lo que se pueda condensar en una aventura épica… La historia de Miles Morales solo pretende contarnos el inicio de un nuevo superhéroe, pero tratando al jugador con el bagaje que da conocer de sobras a este héroe que tiene medio siglo de vida. El resultado es una obra personal, con un toque juvenil pero increíblemente certera, que no tiene miedo de mostrar su posicionamiento ante algunas realidades (el Black Lives Matter, la diferencia de clases, la realidad social de EEUU en la era Trump), y no lo hace con un tono aleccionador, sino esperanzador.

A esto hay que sumarle las nuevas aventuras, nuevas misiones secundarias (la aplicación que usan los vecinos para añadir misiones secundarias me parece una idea muy acertada), los coleccionables, los delitos espontáneos, una buena cantidad de trajes y artilugios y los nuevos poderes de Spider-Man (“veneno”, un tipo de bioelectricidad que da una nueva profundidad al combate) y un diseño de escenarios, interiores y exteriores, a la altura de la propuesta. Todo esto sumado a la ilusión de estrenar una nueva generación de Playstation (aún recuerdo cuando tuve mi primera caja gris con apenas ocho años, casi a finales de los 90s y la estrené con Spyro the Dragon, también de Insomniac) hacen que jugar a Marvel’s Spider-Man: Miles Morales haya sido una delicia, una forma estupenda de arrancar. No es tan largo como el anterior, no tiene tanto contenido, y la verdad es que ni falta que le hace. Es una aventura condensada, emotiva, repleta de acción y realmente espectacular como una cinta del universo Marvel, que destaca la tecnología de la nueva consola de Sony y da un ejemplo amplio de sus posibilidades.

Para los que tengan la suerte de estrenar en estos días Playstation 5 (no todos los que quisieran, imagino, por las hordas de reservas y la pandemia mundial) les recomiendo descargar Astro’s Playroom y Marvel’s Spider-Man: Miles Morales (salvo que estés esperando como agua de mayo el remake de Demon’s Souls, del que hablaré cuando complete, porque eres fan acérrimo). Como primera toma de contacto con las posibilidades de lo que nos espera por parte de Sony esta generación, no podría estar más satisfecho.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior Siguiente artículo